Sobre mi proceso de escribir


Te voy a contar un cuento… “Érase una vez… una niña de cristal que bajó a las profundidades para darse cuenta de lo frágil que era y que al verse reflejada en el pozo decidió salir de la cueva para compartir con el mundo sus increíbles figuritas de cristal. Esa fragilidad se convirtió en su fortaleza y sus figuritas la inspiración de muchos que, al verlas, conseguían sanar porque llevaban impresas el amor a lo que ella era en esencia, figuritas que les alentaban a hacer lo mismo, a creer en lo que son desde el corazón”.



Mis escritos salen… del silencio tras la experiencia de lo vivido, sentido, olido, escuchado, visto, tocado, incluso intuido, todo bajo el filtro del corazón. Atención plena en el recorrido donde cada detalle es el diamante en bruto de un diálogo interno que, inaudible, sale propulsado al exterior en forma de palabra escrita. Una palabra que da voz a las entrañas sin florituras, sin artificios, sencilla, honesta, plena. La desnudez del que comparte la esencia sin buscar el impacto.



Y mi palabra es escrita para ser leída o escuchada.

Yolanda Barneda